ESTÉTICA FACIAL

BOTOX

El bótox es un tratamiento mínimamente indoloro y no quirúrgico cuyo uso estético más conocido es el de minimizar la presencia de las arrugas dinámicas que aparecen en el rostro, y que han puesto de moda un gran número de personas famosas, principalmente del mundo del cine y la moda.

Se suele aplicar en las líneas de expresión más marcadas del rostro como las que encontramos en el entrecejo, en la frente, y a los lados de los ojos –las líneas cantales laterales, conocidas coloquialmente como ‘patas de gallo’–. Es más común en la cara pues estos músculos están en continuo movimiento al comer, hablar o reír, por lo que las arrugas son más comunes.

El tratamiento es sencillo y consiste en utilizar la dosis adecuada para cada tipo de arruga y piel en la zona que se vaya a tratar. Con ello, el bótox inhibe el impulso nervioso del músculo y tensa la piel. Este tipo de sesión no conlleva el uso de anestesia y no produce heridas ni cicatrices. Si es cierto que se debe acudir a un profesional que sepa inyectar la toxina en el punto exacto pues sino puede causar un resultado no deseado y que no se puede revertir al momento.

Hay que tener en cuenta que no se trata de un proceso definitivo, ya que este tratamiento es reversible y sus efectos suelen ser efectivos durante un período que ronda los cuatro meses y no suele ser superior a los seis. Después de esos meses se deberá acudir a otra sesión con el especialista para que pueda volver a infiltrar el bótox. Algunos expertos recomiendan no exceder de dos sesiones al año, es decir dos pinchazos al año por zona. Esto se debe a que el cuerpo puede generar anticuerpos contra la toxina, lo que haría que sus efectos fueran nulos.

RINOPLASTIA

La Rinoplastia es una intervención quirúrgica dirigida a modificar la forma de la nariz, tanto por dentro como por fuera. En el caso de que se realice un tratamiento quirúrgico del tabique nasal hablaríamos de Septoplastia. Y si la cirugía fuera encaminada a tratar tanto el tabique como el resto de la nariz, se hablaría de Rinoseptoplastia. Muchas veces todos estos términos se utilizan indistintamente y nos puede llevar a la confusión. Es por eso que lo más frecuente es resumirlo todo con el término de Rinoplastia. Aunque unas cirugías puedan diferir a otras según el caso concreto del paciente, empleando distintas técnicas.
La nariz, al estar en el centro geométrico de la cara, resulta una de los puntos de mayor impacto visual cuando miramos el rostro de una persona. Es importante que se mantengan unas proporciones adecuadas con respecto al resto de la anatomía facial; por lo que pequeñas modificaciones en longitudes, ángulos, diámetros nasales, etc. pueden suponer una desproporción muy marcada.
Se trata de una cirugía compleja que sólo en manos expertas proporciona los mejores resultados. Se podría considerar como una cirugía “del detalle”, pues pequeñas modificaciones quirúrgicas se manifiestan en un aspecto visual muy distinto y, con una mala planificación preoperatoria, puede traducirse en malos resultados.
Es por ello que antes de decidir una cirugía, debemos estudiar bien al paciente. Aunque nos solicite cambios en su forma de la nariz exclusivamente estéticos, debemos indagar en cómo está la función respiratoria. Si tiene obstrucción nasal, rinitis crónicas, tendencia al sangrado nasal, sinusitis, etc. Los cambios de la forma de la nariz, tanto por dentro como por fuera, pueden modificar el flujo de aire por su interior. Debemos evitar estos cambios negativos en la respiración nasal. Y si el paciente tiene algún problema respiratorio añadido, es el momento para solucionarlo a la vez que mejoramos su estética. De hecho, en muchas ocasiones los pacientes nos solicitan una Rinoplastia para mejorar problemas respiratorios exclusivamente (ronquidos, obstrucción nasal, traumatismos previos…), si que les preocupe la estética. La Cirugía Plástica puede solucionar ambas situaciones al mismo tiempo.

HILOS TENSORES

Los hilos tensores, nos dan una segunda oportunidad, nos ofrecen la posibilidad de rejuvenecer nuestra cara, un efecto lifting que logrará hacer que nuestro rostro recupere su tensión y aspecto rejuvenecido, en definitiva, que nuestra piel luzca con una mayor vitalidad y nos veamos radiantes, sin rastro alguno de nuestras antiguas marcas.

Además de conseguir mejorar nuestro aspecto exterior, los hilos tensores provocan que nuestro organismo poco a poco vaya recuperando la producción de colágeno, pues también es estimulada. En definitiva, encontramos en los hilos tensores un tratamiento estético poco agresivo, con grandes resultados y muchos beneficios añadidos.

Beneficios de los hilos tensores

  • Mejora los signos de la edad, arrugas, pliegues y marcas de expresión. Este tratamiento logra que paremos el reloj, rejuvenecer nuestro rostro y todo ello unido a unos grandes beneficios en nuestra piel como la producción natural de elastina o colágeno.
  • Pueden ser aplicados en muchas zonas, desde las pequeñas arrugas, hasta los pómulos o cuello. Al tratarse de un material biocompatible, el tratamiento puede realizarse en la mayoría de zonas en las que más se acentúa el paso del tiempo sin peligro de sufrir algún tipo de reacción alérgica.
  • Los hilos comienzan a actuar inmediatamente, y a medida que el cuerpo los va reabsorbiendo, la piel va mostrando un aspecto más natural a medida que pasa el tiempo, además logra que los efectos se prolonguen en el tiempo, siendo habitual un nuevo tratamiento con hilos tensores en la mayoría de los casos por su alto grado de satisfacción entre los pacientes.
  • Se trata de un tratamiento poco invasivo e indoloro, lo que fomenta una rápida recuperación minimizando el tiempo que pasa entre que el paciente se somete a la aplicación de los hilos y su reincorporación a su actividad cotidian

ÁCIDO HIALURÓNICO

El Ácido Hialurónico es un componente presente naturalmente en nuestra piel, sobre todo cuando somos jóvenes. Es el encargado de mantener firme e hidratada la piel. A medida que envejecemos se va perdiendo este valioso componente, haciendo que nuestra piel se vea menos lozada y empiecen a aparecer los temidos surcos y arrugas.

La técnica consiste en inyectar cantidades pequeñas de ácido mediante una inyección intradérmica para que se integre de forma natural a nuestro tejido dérmico mediante absorción, con la ventaja que no será rechazado por nuestro organizmo.

El tiempo de duración en nuestra piel se encuentra entre los 10 meses y 1 año antes de que sea reabsorbido.

Los principales usos de esta técnica son:

  • Arrugas borde labio superior

  • Caída de comisura labial

  • Relleno de surcos, como el que va desde los bordes de la nariz a la boca por nombrar algunos

Imprimir

Los tratamientos se realizan en Salas de Procedimientos autorizadas por el Seremi de Salud, bajo el registro 3507 y 4254.

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Instagram